Las redes sociales no son “el medio”

redes sociales 

Cuando hablamos de temas de internet, 3 años parece una eternidad, pero más o menos ese es el tiempo que ha pasado desde que las redes sociales virtuales eran un fenómeno de “freaks” o de adolescentes a covertirse en un medio en que “se debe estar” como estrategia para muchas empresas. El problema, como muchas veces ocurre, es que tal presencia va enfocada a la imagen externa más que a una verdadera gestión de dichas redes. 

Por otro lado, creo que se está hinchando su verdadero potencial: ¿realmente fomentan la participación?. Mi respuesta, tal y como se gestionan en la mayoría de los casos, es NO. Las redes sociales virtuales están fomentando la adhesión. 

Concretamente, en los Servicios de Información Juvenil, se están cometiendo en la mayoría de los casos importantes errores en la sobrevaloración de estas redes. Cierto es que el sector al que van dirigidos estos servicios de información, los jóvenes, es el grupo de población que más utiliza estos servicios, por lo que parece bastante lógico considerarlas a la hora de desarrollar una estrategia comunicativa y participativa. El problema es que rara vez existe una estrategia. Un síntoma de la carencia de la misma, al menos en Castilla y León, es que la mayoría de los Servicios de Información Juvenil (SIJ) se han adentrado en las redes sociales virtuales sin desarrollar un modelo de gestión de la información en internet. 

Hace exactamente un año, realicé un estudio de los SIJ en Castilla y León a partir de los datos que facilita el Instituto de la Juventud en su web. El resultado era el siguiente: 

Municipios con Servicios de Información Juvenil (Datos por municipios. Hay municipios con varios SIJ)  

Municipios de Castilla y León con SIJ

 

Municipios con Servicios de Información Juvenil, con portal web con información actualizable (Datos por municipios. Hay municipios con varios SIJ)

SIJ con web actualizable

Aunque no he he hecho un estudio exhaustivo, los SIJ que tienen presencia en las redes sociales nos daría un número signicativamente mayor que los que tienen página web con información dinámica. Por supuesto, este fenómeno no sólo se produce en Castilla y León. En los XIV Encuentros Estatales de Servicios de Información Juvenil, la mayoría de las experiencias se centraron en la presencia en las redes sociales virtuales. Quien me conoce sabe que defiendo que los SIJ estemos presentes en las mismas, pero creo que se están cometiendo graves errores.

El primero y más grave, es que se está empezando a considerar a las redes sociales como “el medio”, siendo en muchas ocasiones el único lugar donde los servicios de información juvenil están colgando su información. Y aquí creo que tengo que destacar 2 ideas fundamentales:

  • No podemos obligar a un joven a pertenecer a una red social teniendo que ceder sus datos con fines comerciales para poder ofrecer información. Las redes sociales son un importante altavoz, pero no pueden ser monopolizadoras de las mismas. Si bien es cierto es que son minoría los jóvenes que no pertenecen a alguna de estas redes, no podemos olvidar que haberlos, haylos.
  • Tenemos que tener presente el número de Dunbar. Si un joven nos sigue ¿realmente nos presta atención?. Tenemos que tener en cuenta que cuántos más contactos tenga, menor va a ser la probabilidad de que se fije en nosotros.

El segundo error grave que cometemos desde los SIJ y que ya he mencionado antes, es la ausencia de una estrategia comunicativa en internet. En la mayor parte de los casos estamos usando la web como un espacio de cartelería virtual y posiblemente la red sea el peor espacio para hacer “pegadas de carteles”.